Primero lazaron sus manos y le pidieron que rezara. Cuando conrtaban su lengua, sólo miradas de odio le ofrecían. Ya colgado, gritaban ¡VCR!