Me mirabas como sólo miras tú; decías dulcemente que me necesitabas. Desnuda, para mí; con tus manos en mis brazos, tus labios en mis ojos.