micros
«Es muy triste pero es cierto: sólo hay humo, no hay verdad; sólo hay humo en la ciudad» «y, de orgullo el alma llena, declaro de buena gana que soy pura mexicana; nada tengo de español» «para el trabajo del hombre su patria está retebuena, y no buscar el dinero con sangre en el extranjero» Acostumbrados a reptar, buscarán ahora escabullirse hasta la única luz que alcanzan ver, para ensuciarlo todo con su reptilismo Me haces así falta como otro hoyo en la cabeza «Es cierto que, habiendo pobres, los burros salen sobrando.» «más vale mala en casa que buena en la casa ajena» «Voy a morirme tomando para sufrir más poquito» «Finalmente comprendo que, en la vida, todo es falso… pero tú eres mucho más.» «El día que la mataron, Rosita estaba se suerte: De tres tiros que le dieron, nomás uno era de muerte.» “ahora sí ya me los chingué” «Si al Señor crucificaron, qué podemos esperar…» «criollos, yanquis, gachupines: gobierne quien gobernare, y que gane quien ganare, nuestro mal non erit finis «Pobre del pobre que al cielo no va: Lo chingan aquí y lo chingan allá.» «…de esos hombres ya no nacen, y el que nace no se logra.» «Tócame»
B79807
El horizonte que nos rodea, nos contiene Despiadado es pedir que se deje lo amado por lo añorado Pues el amor es aquí y la añoranza distante Las estrellas y lo trascendente son magníficos. Pero la comunidad sólo se hace en la tierra y el amor se hace mirando de frente. «Murieron porque eran hombres, no porque fueran bandidos.» Y sin saber que el tiempo también devora, se dejó estar Se estancó Alimentó con su carne las yerbas Su cuerpo se hizo tierra Después, murió El olor de la sangre, su tintura. El rito —de ser un ser sangrado, un ser carnado—. La fuerza de un pecho abierto, de un alma huída de nos. El espíritu de los viejos tiempos lucha por insuflarse nuevamente en el cuerpo crecido, carcomido y extraño de la ciudad. Malas costumbres. Y todo se vuelve gris, por un solo momento la luz grisácea se adueña de todo y nos permite escoger el tono de lo visto… todo menos tus ojos. No perder la capacidad de espantarse de la estupidez humana, nunca permitir que se legitime… «Todo es mío bajo el sol: Qué me importa si te vas. Yo no me acostumbro a nada ni a nadie en el mundo, yo no sé extrañar.» A veces sólo la sombra se ve lo último de quien por sorpresa acaba la nuestra vida. No hay los ojos para anclar el alma, sólo la fría tierra Un día más que avanza y que no se detendrá ni por todas la súplicas que le hagamos. Hoy, día, marcharemos contigo, acompañándote hasta ya no Hoy como siempre, los que tienen más hablan más fuerte. Quieren aniquilar con su desprecio a los que, cuando gritan al unísono, ocupan todo. El día en el que conozca a uno decente, será en el que tenga una oportunidad de cambiar mi opinión de ellos. Hoy es tiempo en que arrecian los pasquines en su afán. Mejor me voy un rato al mundo donde hay sol, flores, peces… tacto, calor, suavidad.