Esta tierra, la que mis pies están pisando, es la única tierra que me pertenece. La otra, la de mi corazón, es irreductible a un humano vil.