La derecha en la capital

25 de enero de 2013

Marcelo Ebrard es un hombre de derecha al que la inercia, la presión popular y la influencia del obradorismo obligaron a matizar sus pretensiones sociales y económicas cuando fue gobernande de la capital de la Repúbilca durante sus primeros años, hasta que en 2009 y 2010 rompió con su la herencia política a la que le debía su elección y promocionó por aquí y por allá alianzas con el PAN. Al fin de cuentas, lenta, pero seguramente Ebrard se dio en desmantelar las instituciones y el espíritu de justicia social que los nueve años anteriores a su gobierno.

Pero vinieron las elecciones del 2012 y se debía decidir el candidato presidencial de las izquierdas. Marcelo le pidió a López Obrador que, a cambio de su apoyo —que acabó por no verse— le dejara las manos libres en la sucesión en el DF; Andrés Manuel aceptó y la capital de la república selló su destino. Ebrard impuso su candidato: Miguel Ángel Mancera, quien, gracias al silencio de la izquierda (que no protestó por el dedazo burdo y el perfil amorfo y derechista de su patrocinador y del mismo Mancera) y al apoyo de los votantes de derecha, consiguió incluso más votos que los de AMLO en el DF. Mancera, desde su toma de protesta, se ha mostrado obediente a los designios de Ebrard, quien ejerce un maximato neo-regencista y co-gobierna al DF. La mayoría de los miembros del gabinete de Ebrard se quedó a conformar el nuevo gabinete. Una notable adición fue Salomón Chertorivski, un economista de la más ignorante y dogmática calaña, de los que se forman en el ITAM, pues. Amigo personal de Calderón, quien lo hizo secretario de salud, entre otras cosas; ahora es secretario de desarrollo económico del DF.

En lo que va de su gobierno, Mancera se ha preocupado por derechizar el concepto de gobierno en el DF: Empezó por el respaldo absouto al cúlmen de la limpieza fascistoide del centro histórico que obsesiona a Marcelo Ebrard: el operativo del primero de diciembre de 2012, prosiguiendo los expeientes judiciales hasta el absurdo en el que ningún juez los aceptó. Declaró que el ejercicio presupuestal de apoyo a la población necesitada era “sectario” porque se enfocaba en los pobres y que en su sexenio este sectarismo se vería corregido. La intimidación en el centro histórico siguió: se detenía a las personas por su aspecto y hasta por repartir volates que promovían la esterilización de mascotas. La procuraduría del DF adoptó una política de disimulo e ineficiencia, negando contra toda evidencia que la violencia del narco haya llegado a la capital, acusando a los abusados y desgraciados perros de la calle de ser un peligro público con tesis y pretensiones absurdas, con balas perdidas que tienen muy buena puntería y otros fenómenos que a cualquiera harían pensar que el DF es una zona de convergencia mística con sus propias leyes de probabilidad. Y hallaron un pozo de agua a dos mil metros que es técnica, ética y ambientalmente inconveniente de explotar, pero que podría ser muy buen negocio para muchos. Quitaron subsidios en el predial, restringieron la excención de la tenencia y subieron toda clase de impuestos. Mancera se pasea con placer y sin pudor al lado de Peña Nieto y todos mencionan su presencia, como si le ofreciera algo de legitimidad o por lo menos como si eso dejara sin argumentos a los que objetan su ilegitimidad.

Ayer, sin embrago, ayer presentaron el proyecto económico para el DF. Lo presetó Mancera con su secretario de desarrollo económico. Ayer Mancera aceptó en voz alta y públicamente que el credo de su gobierno es el de la derecha neoliberal y que el sentido de su gobierno será, para usar las palabras de Vicente Fox de, por y para los “empresarios”. La Jornada consignó esto en una breve nota que ahora comentaré párrafo por párrafo.

El Distrito Federal dejará de ser una ciudad recaudadora para transformarse en una entidad generadora de riquezas, competitiva y con seguridad jurídica, anunció el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera Espinosa.

Traducción: El DF será una entidad generadora de ricos, que le dé todas las ventajas a los empresarios a costa del patrimonio, el salario y la justicia social para con sus habitantes y en la que nunca se verán molestados con expropiaciones, huelgas o demadas laborales, patrimoniales o de fraude de ningún tipo; anunció el regente, M. A. Mancera.

Necesitamos generar empleos, mejorar la distribución y redistribución de la riqueza, y que esta ciudad sea cada día más competitiva, externó.

Traducción: Necesitamos demagogia y que esta ciudad sea, no más justa, no más educada, no mejor: más com-pe-ti-ti-va.

En la presentación de la estrategia de desarrollo económico y de la Comisión interdependencial para el fomento y promoción del desarrollo económico en la ciudad de México, realizada en el Antiguo Palacio del Ayuntamiento, el mandatario precisó que la política económica del Distrito Federal tiene que manejarse de manera transversal y no quedar en un esfuerzo aislado de una sola dependencia.

Traducción: En un acto pomposo y palaciego, dijo que esta derechización no se quedará en la secretería de desarrollo económico, sino que todas las secretarías tendrían ahora este compromiso con los empresarios, espíritu y finalidad del trabajo de toda la sociedad.

Mancera reiteró que el Distrito Federal no estará limitado a la manufactura, sino que vamos a una ciudad de innovación, y adelantó que la relación de su gobierno con la Bolsa Mexicana de Valores se verá fortalecida.

Traducción: La especulación financiera es lo que hace ricos a los ricos, ¿no? ¿Qué mejor manera de generar riqueza que un casino de altos intereses y conjuras de toda clase? O qué, ¿han vistos ustedes fábricas en Nueva York? El trabajo no genera riqueza: es el dinero el que… ¿Qué tiene que ver la crisis mundial del 2008 con la especulación? Ah, ya veo. Pero eso tardó más de seis años, ¿no?

El secretario de Desarrollo Económico, Salomón Chertorivski, amplió que se trabajará en tres ejes: atraer inversiones, mejorar el ambiente de negocios y mejorar las asociaciones público-privadas para el desarrollo de negocios.

Traducción: El amigo de Calderón y ex secretario de cualquier puesto que le pueda dar a mi cuate dijo que el programa económico de la ciudad trabajará en tres ejes: Ofrecerle las nalgas propias y ajenas a los empresarios para que vengan a hacer negocios aquí, quitar de los puestos de gobierno y si se puede de las calles a todos los que crean en la justicia distributiva (así como mejorar y profesionalizar la entrega de sobornos al ejecutivo, el legislativo y el judicial locales) y privatizar los servicios públicos, desde las calles (en una de esas ponemos casetas en Reforma), hasta el alumbrado, el encarpetamiento asfáltico, los jardines, la limpia… todo lo que se nos ocurra y que se dejen: el presupuesto de la ciudad es suyo compadres.

En el primer caso se considera la promoción en los mercados nacionales e internacionales de los sectores de alta productividad de la ciudad, en especial el financiero; en el segundo se considera la agilización de los trámites de apertura, operación y ampliación de las empresas, así como la certeza jurídica en las transacciones mercantiles y en los derechos de propiedad.

Traducción: Por si no a quedado clara, nuestra inspiración es el financierismo capitalista y la especulación; y por lo demás olvídense de las normas ambientales o de respetar la pequeña propiedad urbana o rural, olvídense de impuestos o de rendir cuentas por las repercusiones de sus empresas: lo más importante para la regencia es que les den ganancias a ustedes. También olvíense de problemas judiciales: la justo es lo que alienta el libre mercado: nadie les va a quitar sus ganancias ni sus propiedades que con arduo trabajo (de sus empleados) han conseguido

En materia de abasto se modernizará la operación de los mercados públicos y de la Central de Abasto, generando mayor valor agregado a la actividad comercial que desarrollan.

Traducción: Wal mart, wal mart, wal mart, wal mart, wal mart. (El valor agregado es que van a estar limpias y con mosaicos y luces y pintura nueva… y por lo tanto, con la pena, hay que subir el precio de las cosas, pero para que se conserve este buen estado de cosas, hay que concesionárselas a personas más limpias; es más, hay que crear empresas para que ellas renten los locales y despidan a los que no trabajen como es debido… lástima por los que iban ahí esperando comprar bueno y barato).

Y en el último, se incentivará una política de aprovechamiento de los espacios públicos y bienes inmobiliarios para la detonación del crecimiento económico.

Traducción: ¿Ya vieron ese parque deportivo? Es un desperdicio, mejor le pago a fulanito para que cobre por usarlo. ¿Ya vieron ese edificio? Se los regalo, pero pónganlo bonito y cobren bien por entrar para que los mugrosos jodidos no se acerquen. Hay que arreglar esta calle para que suban las rentas y los mugrosos se vayan a otro lado, hay que subir el predial para que podamos embargar a los que no tengan y construir unos departamentos bien cosmopolitas… y así.

Para implementar esta estrategia se instalará la comisión antedicha, la cual está integrada por las secretarías de Desarrollo Económico, Desarrollo Urbano y Vivienda, Trabajo y Fomento al Empleo, Medio Ambiente, Obras y Servicios, Desarrollo Social, Finanzas, Transportes y Vialidad, Turismo y Cultura, así como por la Oficialía Mayor y las autoridades del Centro Histórico y del espacio público.

Traducción: ¿Se acuerdan de aquellos tiempos en los que las secretarías del DF se preocupaban por las condiciones sociales de los habitantes de la ciudad? Pues guarden esos tesoros, porque ya no pasará… ah y de pasadita: ¿se acuerdan de cuando el centro histórico era un lugar lleno de mugrosos gritones? Pues va a estar difícil, pero le vamos a echar ganas para que sea la gente bonita la que uno se encuentre por ahí, ya saben, como en los tiempos de don Porfirio.

Sin importar lo que digan los derechosos y los suficientemente enajenados de su propia realidad como para darse cuenta de cualquier cosa (que está muy bien, que que un hombre bien trajeadito dijo en la tele que ése es el camino y creo que hasta hablaba inglés), la gente en el DF votó por alguien que se alegaba de izquierda y cambiar el signo político de sus propuestas es un golpe de estado a la decisión popular y a la democracia.

El olor de la sangre, su tintura. El rito —de ser un ser sangrado, un ser carnado—. La fuerza de un pecho abierto, de un alma huída de nos.