Bitácora

Al final, fue Claudia Sheinbaum. En hora buena: La ciudad no aguantaría otros seis años de camaleonismo.

«Si me han de matar mañana, que me maten de una vez.»