Bitácora

Al final, fue Claudia Sheinbaum. En hora buena: La ciudad no aguantaría otros seis años de camaleonismo.

Es como si uno se comiera al desierto y cargara con él en el pecho, y lo llevara a pasear: sin frescura, sólo el calor y las serpientes.