Bitácora

Infeliz día de hoy, en que empezará su agonía final el demacrado cuerpo de la Revolución Mexicana. Infeliz país, que contempla impávido.

Mi oficio es cobrar por lo que debiera hacer movido sólo por la voluntad de no morir en la inmundicia. Pero mi vida también importa un poco