Bitácora

Infeliz día de hoy, en que empezará su agonía final el demacrado cuerpo de la Revolución Mexicana. Infeliz país, que contempla impávido.

Nunca ha faltado el grito de desesperación pero ahora, sin la fuerza del impulso inicial, sólo queda el patetismo de repetir la frustración.