Bitácora

Una educación tendiente a conseguir que los educandos sean “competentes” no forma, ni instruye: es, simplemente, un entrenamiento.

Debí haberme llevado mi teléfono, por si me necesita, por si se despierta y extraña mi cuerpo, mi cara… para pedirle perdón.