Bitácora

Una educación tendiente a conseguir que los educandos sean “competentes” no forma, ni instruye: es, simplemente, un entrenamiento.

¡Puta desgracia! ¡Maldita suerte! Infamia divina, inasible desprecio; abandonas mi existencia, dios que nunca me miras