Bitácora

Y felices, aplaudiéndose a sí mismos por su hazaña, se van los diputados de la derecha. Festejarán su bajeza con alcohol y sexo comprado.

Yo nunca conocí la estupidez, no podía comprender cómo se hacía para no darse cuenta de ciertas cosas patentes… Pero es casi como la imaginé