Bitácora

Y felices, aplaudiéndose a sí mismos por su hazaña, se van los diputados de la derecha. Festejarán su bajeza con alcohol y sexo comprado.

«Visto lo visto, todo el mundo es listo»