Bitácora

No hay palabras suficientes para describir lo que se siente y menos para calificar la resolución del T. E. Sólo quedan el luto y el coraje.

Y las cosas ahí están, y no se mueven, como si retaran para que se las viera, como si esperaran en serena calma su destrucción.