Bitácora

Se extrañará, y mucho, los artículos de Luis Javier Garrido.

Ni hablar, el mundo es mundo. Lo cual no obsta en el idilio auto‐lisonjero que vuelve cada vez que la maldad se regocija. Desprecio, poca cosa.