Bitácora

Hay, pues, que estudiar la teoría hegeliana con ciudado, no sea que, inconscientemente, se nos resbale una de sus afirmaciones y se aloje por ahí, se esconda y aceche hasta que un descuido la deje salir, haciéndose pasar por el propio pensamiento.

No se puede vivir en la relatividad del valor de ésta mi vida, no se puede vivir aceptando muchas verdades, so pena de volverse una piltrafa