Bitácora

Ya no siento eso en los pies.

Era más fácil —y más entretenido— disfrutarte distante, cuando la fuerza tenaz del espejo te opacaba y le iluminaba, mientras algo se perdía