Bitácora

Ya no siento eso en los pies.

El tener que respirar todo el tiempo, sin poder detenerse, a pesar de mi pesar; el no poder dejar de vivir sin morir: La condena primigenia.