Bitácora

«Ni PRI, ni PAN: No más engaños.»

Y la maldita noche que cae y no se calla; malditos sus ruidos y los rufianes que se cobijan en su manto frío y desalmado. Malditos aullidos.