Bitácora

«Ni PRI, ni PAN: No más engaños.»

El espíritu de los viejos tiempos lucha por insuflarse nuevamente en el cuerpo crecido, carcomido y extraño de la ciudad. Malas costumbres.