Bitácora

¡Ningún libro que se respete tiene bibliografía!

No, ese lugar‐tiempo, el de la perfecta felicidad [perfecto parasitismo] no lo vamos a encontrar después: le hemos renunciado para vivir.