La agustia de ser prensado en pan de caja y cubierto por jitomate y mayonesa no se compara con nada… quizá, con la de congelarse los pies.