Alimentarse de mugre, llevarla consigo para la protección, para el auxilo ante el frío y el olor, revolcarse en ella y ser muy feliz.