Y los infelices que se presumen importantes y que caminan agachados comiendo del piso lo que sus amos les arrojan se sienten, hoy, felices.