Los encuentros, aquéllos en los que apenas se respira, y las manos que se viven a sí mismas, y la certeza de la carencia y de la furia…