«…sitiado en mi epidermis…»