Si no hubiera en el fondo del cuarto ese retrato suyo, con la esperanza en la cara, si no lo hubiera oído… si no pensara, yo podría.