En aquel lugar, con esa pared vestida con su enredadera, mientras dentro se le acabó el alma a la que custodiaba su razón para despertar.