Uno puede desatender la vida y suponer que ya no hay más a dónde ir; pero el destino nos arrastra, y no en manera educada.