Muy muchos no saben distinguir la retórica barata del buen decir: aprecian lo primero y de lo segundo opinan lo que les dicen que opinen.