Para encontrar una salida al laberinto no hay que buscar el olor de la comida, sino el terror del encierro.