Y a él, que le gustaba tanto la buena tipografía…