Delante de los ojos suyos y de los de aquél, Carlos tomó entre sus manos el regalo de Javier. Mejor no abrirlo, mejor la muerte. Y así fue.