Hilvanar y recoger engaños todas las mañanas hasta que la noche y el sueño nos desvanezcan: ¿se puede vivir de otra manera?