Antes de que lo alcance la fuerza mortal de su mirada, hay que buscar una piedra con una cavidad tal que puedan entrar él, su mascota y dios