Debí haberme llevado mi teléfono, por si me necesita, por si se despierta y extraña mi cuerpo, mi cara… para pedirle perdón.