Maldad que se aparece en sueños: la de un hombre con el corazón petrificado por la presencia del cerrojo. La ausencia que quema es la llave.