El séquito que solía acompañarlo quedó en la entrada del pueblo, mientras en las casas se escuchaban gritos, súplicas, insultos: Bienvenidos