Que nadie se diga sorprendido el día en que se desate la pena y en que el hambre comience a devorar lo que se le debe por derecho: nos.