Por alguna razón —de la que no me puedo dar cuenta cabalmente— ya no creo en el bien ni en el mal.