Recuerdo que un día salí de mi casa para votar, copado por un sentimiento de vana trascendencia. Recuerdo que lo sabía, pero, ¿por qué no?