El espíritu de los viejos tiempos lucha por insuflarse nuevamente en el cuerpo crecido, carcomido y extraño de la ciudad. Malas costumbres.