Por el pequeñísimo tamaño de sus zapatos pudo reconocer al que ese día la consoló sin que se lo pidiera. Naturalmente, huyó desesperada.