Muy malamente fue destrozado. El primer ingénuo creyó que le bastaba su fuerza para arrancarle el brazo, muy tarde para buscar a su caballo.