Muchas muertes ni se notan, hastas que vuelven a la vida (escasamente, en ráfagas lárgas, escabullidas entre los sueños que ya se olvidaron)