Dejar que se pierda el momento aquél y el momento éste que me gustan es una gran tontería: Hay que guardarlos bien, quizá incluso venderlos.