He sabido por voz de un par de profetas que el tiempo que viene debe ser más denso, pero no pesado: denso de humedad y de abrasivo martirio.