Primera parte

La soledad

  • Lleno de mí, sitiado en mi epidermis
  • por un dios inasible que me ahoga…
J. Gorostiza, Muerte sin fin. vv. 1–2