De entre los festejos —siempre folclóricos— de ayer en la cámara de diputados, se asoma la sombra del culto personal hacia el, al parecer, muy buscado jefe máximo.

Alabos personales en vez de reafirmaciones de el proyecto, que cada día queda más amorfo.