Se necesita una clase especial de mezquindad y arrogancia para convertir al grave problema ecológico y humano del sargazo en algo cuya presencia “afecta a los prestadores de servicios turísticos”.