A pesar de lo que se tenga que discutir y de lo que se esté dejando pendiente o de lado en lo que va de la transición, no se debe olvidar el horror del que tenemos que salir.