Mi nuevo micro‐propósito: abrir mis interrogaciones sin cerrarlas en la escritura coloquial para que los que las cierran sin abrirlas vean qué gacho se siente; o por lo menos para hacer ínfimamente más simétrico el asunto.