Habrá que ver cómo dejaron la casa de El Nigromante… aunque no tengo un buen presentimiento.