micros

«criollos, yanquis, gachupines: gobierne quien gobernare, y que gane quien ganare, nuestro mal non erit finis

2013-12-13
Nunca ha faltado el grito de desesperación pero ahora, sin la fuerza del impulso inicial, sólo queda el patetismo de repetir la frustración.