El des‐tierro: despojado del sustento, de la memoria que guarda lo vivo de lo que ha vivido y de los sublimes encuentros con lo ya‐sido.