micros

Y sin saber que el tiempo también devora, se dejó estar Se estancó Alimentó con su carne las yerbas Su cuerpo se hizo tierra Después, murió

2012-12-08
Nadie vendrá, nadie nos escucha. No, hoy ya no repitas que el mundo girará mañana. Hoy ya no puedes decir que las maldiciones no se cumplen.